Semos Faratabailes defiende con desparpajo la murga y la chirigota en el Carnaval moralo

0

“Los Millonarios”. Así saltaron al escenario de la Caseta Municipal anoche Semos Faratabailes, la última murga de Navalmoral, el último reducto a partir del cual se puede soñar con que el Carnaval moralo pueda recuperar ese Concurso de Murgas y Chirigotas que ya no tiene y que parece muy difícil que vuelva a tener.

Con pasión, arte, desparapajo y empeño Semos Faratabailes sigue trabajando en su particular cruzada y en ese difícil camino volvió a deleitar anoche a todos los presentes en la Caseta Municipal con un amplio y rico repertorio en el que repasaron con ironía, sorna y libertad la actualidad local, nacional e internacional.

No faltaron a la cita menciones a Donald Trump y Marine Le Pen, pero tampoco a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Susana Díaz, Albert Rivera, Pablo Iglesias, Pablo Echenique o Íñigo Errejón.

Vestidos con el toque cálido que da el blanco en los trajes, camisas y sombreros, con chaquetas que tenían pintados en ellas billetes, Semos Farataibles “Los Millonarios” le dijeron al público que “mi fortuna prominente me la he ganado con el sudor del de enfrente”, a la par que hacían un Mannequin Challenge que buena parte del público, seguro que por una simple cuestión de edad, no acertó a comprender, otorgando hilaridad al intento.

Muchas referencias locales, e incluso una autorreferencia en la figura de Felipe del Castillo, integrante de Semos Faratabailes, una mención con sorna a la existencia de dos alcaldesas en Navalmoral, Raquel Medina y la Virgen de las Angustias, una definición del Centro Cultural La Gota como “un tetris, pero del revés” con guasa al referirse a su jardín vertical… y figuras locales como Domingo Quijada, Ramón Barbado o de fuera, como Celia Villalobos y su afición por el Candy Crush en horario de trabajo trufaron una actuación que fue de menos a más.

Y crítica, mucha crítica, con alegría, pero también con amargura: “Más impuestos y recortes, aquí lo único que aumenta son los horarios”, cantaban como si nada.

La fiesta crítica y alegre de Semos Faratabailes continuará en la calle durante el Carnavalmoral 2017. Porque ellos no se rinden. Y siguen luchando sin descanso desde su condición de la última murga morala, el último representante de una estirpe que llegó a ser numerosa a principios de siglo.

Compartir

Comenta esta noticia

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Aceptar