La Policía Local investiga vertidos en el centro de Navalmoral

0

Un auténtico estercolero. El que fuera antiguo edificio de Los Honorio, ubicado en el centro neurálgico de Navalmoral, se ha convertido en una escombrera en la que vecinos arrojan vertidos de forma incontrolada. Un verdadero asco, tal y como muestra la fotografía que ilustra esta información y que fue subida a Facebook por una vecina en el grupo Fotodenuncia de Navalmoral de la Mata.

Se derribó el antiguo edificio hace años y se inició la construcción de uno nuevo que quedó truncado en plena crisis económica, lo que ha convertido el nuevo edificio sin acabar en un verdadero problema situado junto a la iglesia de San Andrés y a escasos metros del Ayuntamiento, en plena peatonal.

El cúmulo de desperdicios generaba ya un horrible olor y causó las quejas de los vecinos, tal y como avanzó el diario HOY y ayer salió al paso de la situación en rueda de prensa el portavoz municipal, Iñaki Rodríguez.

¡No se sabe quién es el dueño!

Rodríguez informó de que se han dado instrucciones a la Policía Local para que investigue los vertidos y avanzó que semanas atrás se inició un expediente administrativo de ejecución por insalubridad del edificio, que está aparentemente abandonado desde hace años y sin cerrar.

Lo más llamativo es que el Ayuntamiento no sabe exactamente quién es el propietario del inmueble, aunque existen rumores de que podría tratarse de alguna entidad bancaria dado el final de la empresa que dejó a medio construir el edificio.

“Pretendemos que el propietario, al cual no conocemos, lleve a cabo la actuación de limpieza… en ese trámite estamos, intentando averiguar el propietario, porque no es una situación fácil”, reconoció Rodríguez, que criticó con dureza el incivismo de los vecinos que se han dedicado a arrojar basura al interior del edificio.

Un edificio, el que nos ocupa, cuya construcción ha generado noticias poco edificantes en los últimos años, desde batallas legales en los tribunales entre políticos hasta pequeñas alteraciones en el desfile de Carnaval en el pasado. Y, por lo visto, también en el presente la chapuza urbanística y el incivismo de algunos vecinos siguen causando problemas a los moralos.

Compartir
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Aceptar